¡Florece, Florece!

Detalle de la portada. Fuente: Kitsune Manga.
En ¡Florece, florece! nos adentramos en una divertida historia plagada de personajes que ganaran nuestro corazón y nos harán reír ante las surrealistas situaciones causada por la naturaleza de los mismos. Gracias a Kitsune Manga hemos tenido la oportunidad de leer el primer tomo de este manga creado por Molico Ross y que ha terminado siendo una grata sorpresa en todos los aspectos.

¡Florece, florece!: Ichita Tobishima sueña con convertirse en mangaka. Sin embargo, esconde un secreto: su género de manga favorito es el BL —historias de amor entre chicos—, y no puede evitar imaginar escenas románticas entre sus compañeros de clase, e incluso los profesores. Mutsumi Machiya, una alumna de la universidad, solo quiere una amiga con la que compartir su pasión por el yuri —historias de amor lésbicas—. Tras un incidente en la puerta del despacho del profesor Toyoda, ambos se percatan de que han intercambiado algunos bocetos: sus secretos han salido a la luz.

Es difícil no identificarse con los particulares gustos de los protagonistas, los cuales buscan poder encontrar una amistad con la que compartir sus obras y opiniones. De hecho, su peculiar forma de obsesionarse con estos y llevarlos a la exageración - expresivamente hablando -, son las situaciones que más producen la carcajada junto a los cómicos malentendidos de ambos.

"¿Por qué pone los labios así? ¡Me encanta!"
Se agradece mucho la presencia de un abanico diverso de personalidades, haciendo evidente que la autora busca conectar con cualquier público, rompiendo clichés y aportando un reflejo más fiel al de la sociedad actual, sobretodo dentro del mundo otaku, con personas que disfrutan de obras que no tienen porque coincidir con su orientación o género.

La imaginación de Ichita y Mutsumi no tiene límites, con maneras y estímulos creativos contrapuestos, que no hacen más que aumentar la tensión sexual de los dos, y acercarlos aún más en esta curiosa química que tienen. A todo esto ayuda un impresionante dibujo por parte de la mangaka, con su estilo propio y que le permite jugar muy bien adaptándose a los contextos de los personajes.

"¡Eso sería yuri en su máxima expresión!"
Pese a lo amena que resulta la historia, el uso de términos muy específicos dentro de la cultura otaku puede resultar algo tedioso a los que no estén acostumbrados a estos, no obstante su traductora, Makoto Morinaga, no duda en aportar varias notas al respecto para explicar los significados, ayudando enormemente a la compresión y aprendizaje del vocabulario.

Sobre la edición, se trata del habitual B6 con sobrecubierta, compuesto de 160 páginas en blanco y negro. Como acabamos de decir, cuenta con la traducción de Makoto Morinaga, a quien tuvimos la oportunidad de entrevistar en nuestra web coincidiendo con el día de los traductores. El precio de este primer volumen es de 8,50 euros, a la espera del segundo y último que cerrará la historia.

Estamos ante una obra perfecta para un público que busque un título fresco y divertido, que va de menos a más, que sabe ubicar a los personajes en cada escena. Un manga corto y ameno que dejará un buen sabor de boca a quien le de una oportunidad.


Sake no Hana Sake © 2018 MOLICOROSS/COMIX

Agradecimiento: Kitsune Manga

Publicar un comentario

0 Comentarios