Los videojuegos de 'Pokémon' y la evolución en su línea principal

Evolución de la línea principal de Pokémon. Fuente: VidaExtra.
Una de las principales marcas del mundo es Pokémon. Una franquicia que nace de aquellos primeros títulos para la mítica Game Boy y que han terminado exportando su éxito a series de animación, merchandising, peluches, juguetes, cartas, etc. Sin embargo, lo que centra este análisis es la evolución de su línea principal de videojuegos, cómo han revolucionado al JRPG y en qué forma han ido dando pequeños avances dentro del mismo, intentando siempre mantener su esencia.

El nacimiento de Pokémon: Rojo, Azul, Verde y Amarillo - La Primera Generación

Pokémon es un auténtico JRPG, cuyo planteamiento inicial es capturar y enfrentar a las diferentes criaturas que habitan en el mundo. Partiendo de esta base, se limita las mecánicas a la máxima sencillez, con cuatro movimientos y con un tope de 6 pokémon en nuestro equipo que podremos usar en combates por turnos. A lo que suman las diferentes pociones y herramientas que nos ayudan a mejorar y a proseguir la aventura por la región de Kanto.

Pokémon Rojo, Azul y Amarillo fueron las versiones que salieron en Occidente. Fuente: PokéJungle.
Esta simpleza, es la clave indiscutible para conectar con un público joven, infantil, que supone una primera toma de contacto con el género y ayuda a conocerlo mejor. Todo ello en un mundo con toques futuristas: teletransportes, máquinas que convierten a personas en pokémon, pokéballs, grandes infraestructuras, etc.

Un desafío con una "pseudohistoria" que gira entorno al protagonista, que somos nosotros mismos, y convertirse en el mejor entrenador pokémon derrotando a los líderes de gimnasio, alcanzar la cima del Alto Mando y, entremedias, derribar a la organización criminal que atormenta la región, el Team Rocket. Sin profundos diálogos, con una evidente simpleza visual y aprovechando todo lo posible las capacidades de la consola portátil por excelencia de la época.

Y en el que la conectividad es un pilar necesario para no solo completar la pokédex, una enciclopedia que registra toda las criaturas que nos encontramos, sino también para poder combatir contra nuestro amigos, gracias al cable link y al hecho de existir dos versiones, con algunos pokémon distintos, de un mismo juego.

Un cierre perfecto: Oro, Plata y Cristal - Mirada al pasado con La Segunda Generación

Ubicado temporalmente años después de los sucesos de los primeros títulos, volvemos a ser entrenadores pero en la región vecina de Jhoto. Nuevas ciudades y rutas, además de un centenar de nuevos pokémon

Una generación que, a diferencia de su predecesora, busca una mirada al pasado, creando un mapa plagado de referencias mucho más mitológicas, con una historia en los sucesos que acontecen y reviviendo a los villanos que ya fueron derrotados. Al que se une un post-game (después del juego), donde podremos regresar a Kanto, aunque con evidentes limitaciones impuestas por la propia capacidad de la Game Boy Color.

Introducciones de Oro y Plata. Fuente: IGN.
El día y la noche se hacen visibles - existe la conciencia del tiempo - que se materializa con los pokémon Espeon y Umbreon. Además de hacerse posible la crianza de pokémon a través de la guardería, se añaden nuevos tipos para balancear los combates (Acero y Siniestro) y se aporta color a la pantalla, algo que ya tímidamente se hizo en Pokémon Amarillo. Sin olvidarnos de un gran paso en el camino hacia la igualdad con la opción de elegir un personaje masculino o femenino.

Estos títulos se habían convertido en un digno cierre de la aventura. Pero el éxito cosechado impedía poner punto y final a Pokémon. El público quería más y la máquina de hacer dinero en la que se había convertido Game Freak no podía parar.

El gran desafío: Rubí, Zafiro y Esmeralda - La Tercera Generación y la consolidación de la saga

Tras la perfecta obra maestra de los primeros títulos de la franquicia, GameFreak y Nintendo apostaron por seguir aplicando la fórmula, con los elementos que asentaron la base de la saga principal y arropándolo en una nueva región, alejada del mundo ya conocido, en una mastodonte isla, Hoenn. Entre las principales novedades, además de la introducción de los nuevos Pokémon, se encuentran los combates dobles, aportando una nueva experiencia para el jugador, al que acompañan un universo mucho más activo y con movimiento con climatología que influye en las batallas y en el avance de la propia aventura.

La tercera generación duplicó a los antagonistas, con ciertos tintes ecologistas, materializados en el Team Magma y Team Aqua, y dando mayor peso a la interacción con el líder del Alto Mando, quien puntualmente se encontrará con nosotros, pero al que solo podremos enfrentar tras alcanzar la cima de la Liga Pokémon. Así como una notable presencia de la familia, ahora siendo hijo o hija del líder de gimnasio, tal vez un hecho que flojea en la ya de por sí limitada historia de los juegos de Pokémon y que podía haber dado mucho de sí.

Escena introductoria de Pokémon Rubí y Zafiro. Fuente: USGamer.
Entre tanto, como complemento en nuestro camino por ser el mejor entrenador pokémon, estos títulos nos traen los Concursos Pokémon, un divertido desafío en el que lucir a nuestras criaturas y dar mayor uso a los pokécubos. Una idea asentada que volverá en la cuarta generación pero cuyo rumbo no logró permanecer más allá en el tiempo.

Con un mundo rodeado de agua, el mar será otro protagonista más en Rubi, Zafiro y Esmeralda, donde podremos sumergirnos e investigar, así como capturar criaturas que solo habitan en dichas zonas, dotando de una interesante fórmula que amplia las horas de juego buscando tesoros. Mención especial a las bases secretas, rincones donde tendremos la opción de crear una habitación única a nuestro gusto.

Por último, tenemos el mítico Frente Batalla exclusivo de Pokémon Esmeralda, un post-game que reta al jugador al máximo, regalándole innumerables combates para seguir disfrutando de un título que ha sabido muy bien sacar provecho a la base de Rubí y Zafiro.

Sin ninguna duda, la tercera generación marcó tendencia y demostró que la franquicia podía dar mucho de sí, aunque ya era evidente que la evolución sería bastante conservadora. Aunque estos tres títulos supieron sacar el máximo partido a la mítica Game Boy Advance.

Un gran salto visual: Diamante, Perla y Platino - La recordada Cuarta Generación

El salto a la Nintendo DS supuso una mejora gráfica muy notable, con fondos tridimensionales que aportaban mayor profundidad en escena, además de color y sonido, en comparación a lo ya ofrecido anteriormente.

Partida de Pokémon Diamante/Perla en una Nintendo DS. Fuente: Polygon.
Realmente, más allá de este detalle, la cuarta generación no trajo grandes novedades a sus títulos: más pokémon, investigación del subsuelo, aumento de preevoluciones y evoluciones de algunas criaturas, etc. Sin embargo todo esto no impidió que muchos nuevos jugadores se unieran a las aventuras de Pokémon, tomando gran cariño a Diamante, Perla y Platino. Podemos destacar el uso de la conexión Wi-Fi, hasta entonces solo se podían conectar los juegos mediante cable link o el conector inalámbrico, que amplia las posibilidades de intercambio, combates con otros jugadores y que será desde entonces habitual en los títulos de la saga.

Pokémon le tomó cariño al tema de las islas, siendo en esta ocasión Sinnoh el lugar donde se desarrollen los acontecimientos, aunque a diferencia de su predecesora, aquí la actividad marítima no tiene tanto peso. Además, tendremos que hacer frente a los villanos de turno, con el Team Galaxy como principales antagonistas.

Si en la tercera generación se nos introdujo el PokéNav, en nuestro viaje por la región de Sinnoh será el PokéReloj, algo menos sofisticado que el primero, que sirve como herramienta de apoyo con funciones muy útiles en la crianza como es el contador de pasos, entre otras.

Tras esta estimada generación, Pokémon da un salto bastante importante en aspectos hasta ahora poco explorados, siempre sin salirse demasiado de su línea conservadora. Hablamos de la historia y la interacción con el medio.

Una historia real: Blanco, Negro, Blanco 2 y Negro 2 - La ilusionante Quinta Generación

Considerada para una importante parte de los seguidores de Pokémon como la mejor generación, y una más que potente forma de darle mayor contexto a la delgada trama que venía desarrollando en anteriores títulos. Blanco y Negro traen una verdadera historia, que eleva a estos juegos de una manera soberbia, con personajes que presentan contenido y aspiraciones, dando sentido a sus decisiones.

Aquí se busca hacer pensar al entrenador, debatiendo, acercando planteamientos filosóficos, sociales y morales, como la ética a la hora de capturar y hacer enfrentar a los pokémon en combates, las verdaderas intenciones tras la máscara de los antagonistas y el control de las masas mediante el miedo. Entre otros aspectos que podrían dar de sí, sin ápice duda, de un nuevo análisis sobre estos títulos.

Junto a la historia que nos presenta Blanco y Negro, y que continúa en Blanco 2 y Negro 2 como auténtica secuela directa, llegamos a un mundo inspirado en Estados Unidos, que por primera vez se siente en movimiento frente a los estáticos pueblos y ciudades que hemos ido conociendo en anteriores generaciones. Teselia se siente viva. A la que se añade la grata alegría de no tener que emplear máquinas ocultas fuera de batalla.


Las escenas arropan los acontecimientos y los combates se muestran más activos que nunca, con Pokémon que se mueven constantemente, y no solo al utilizar sus movimientos. Algo que ligeramente se había visto en títulos como Pokémon Cristal pero que se llevan al máximo esplendor hasta la fecha.

Después de una enriquecedora quinta generación, y los últimos aleteos de la Nintendo DS, llegaba la hora de cumplir una de las principales demandas del público: un videojuego al completo en 3D.

Un deseo incompleto: X e Y - La breve Sexta Generación

Tuvieron que pasar diecisiete años para poder contemplar en una consola portátil - ya existían títulos previos así fuera de la línea principal en consolas de sobremesa como Pokémon Colosseum o Pokémon XD - un videojuego de Pokémon completamente diseñado en 3D. Un sueño que no cumplió las expectativas que muchos tenían sobre estos.

Imagen promocional de Pokémon X e Y. Fuente: Nintendo.
Pese a la incorporación del nuevo concepto de evolución, la denominada MegaEvolución, el nuevo tipo Hada y un mundo basado en Francia, en la búsqueda de hacer los juegos mucho más globales, como fue Kalos, se empezó a evidenciar un giro llamativo hacia la sencillez, con un mapa muy lineal, sin sacar mejor partido a las capacidades de la Nintendo 3DS, y dejando claro que la dificultad no iba a lucir en este nuevo rumbo.

Unos títulos que parecían dar ciertos pasos hacia atrás en el aspecto argumental, tirando por la borda lo construido en Blanco y Negro, con unos villanos que no terminan de definirse. Tal vez por estas sensaciones de pérdida de rumbo y posible merma en comparativa a las anteriores apuestas, es que no hubiera una revisión o continuación de X e Y, pasando directamente a la nueva generación.

La revolución Pokémon: Sol, Luna, UltraSol y UltraLuna - La Séptima Generación y un regreso esperanzador

Había que dejar a un lado la decepción vivida en Pokémon X e Y, por lo que solo hubo que esperar tres años para la llegada de la séptima generación. GameFreak puso toda la carne en el asador y dio como resultado una sorpresiva e interesante propuesta ubicada en un archipiélago, Alola

Sin terminar de alejarse en los principios que sentaron las bases de Pokémon, pero renovando el contexto y parte de la forma que hasta entonces habían sido habituales en la saga, Pokémon Sol y Luna conectaban con acierto tanto con los jugadores que se iniciaron con Pokémon mediante sus primeros títulos como con aquellos nuevos que se acercaban a la franquicia por primera vez. 

Portadas de Pokémon Sol y Luna. Fuente: NeoTeo.
La nostalgia a través de las formas alolas, con especies ya existentes que se han adaptado a su nuevo hábitat en una región basada en Hawái y cuyo concepto de líderes de gimnasio da paso a los capitanes y kahunas, con retos previos antes de los enfrentamientos a lo que hay que derrotar a los Pokémon dominantes de las islas.

Como ocurría con Pokémon Blanco y Negro, se da mayor peso a la historia, siendo clave en el desarrollo de los acontecimientos. Además de ofrecer nuevos conceptos de batalla multijugador, los movimientos Z que generan combates más intensos y nuevas estrategias en el uso de estos, al solo poder activarse una única vez por enfrentamiento. Mención especial a las pokémonturas, que permiten decir adiós a las máquinas ocultas fuera de combate.

Al igual que en los últimos títulos, la busca de crear entornos mucho más vivos se consigue, y se juega con la orografía del terreno, alejándose de ese universo tan lineal que ofrecieron X e Y. Sin olvidar el aumento significativo de las horas de juego.

El salto a la consola híbrida: Pokémon Espada y Escudo - La puerta al mundo abierto en La Octava Generación

Con la llegada de la Nintendo Switch, que permite al jugador poder conectarla al televisor y usarla en modo portátil, Pokémon plantea dos títulos que apuesta por dar mayor libertad en la aventura. O, al menos, en una parte con la implantación de un espacio denominado Área Silvestre, con criaturas que van variando según la hora, el día o las estaciones, y que cuentan con diversos niveles, algunos muy superiores a los que podríamos tener en nuestro equipo normal. Aquí podremos también enfrentarnos a pokémon gigantes en equipos de cuatro tanto en local como por Internet. Una interesante novedad que abre la veda a futuros juegos de mundo abierto de la saga, pero que hasta el momento, y a fecha de este artículos, no parecen ser realmente lo que se esperan.

De hecho, Espada y Escudo aportan un gran esplendor en el diseño, los entornos y acercamiento de los pokémon, imitando la fórmula del remake Let's Go mostrando a estos en el mundo sin que aparezcan de la nada por la hierba alta. Ahora el jugador puede decidir si enfrentarse y capturar a los pokémon que ve a simple vista. Al que hay que sumar el fenómeno gigantamax y dynamax, que permiten a los pokémon crecer y variar su forma durante tres turnos en combate.

Nintendo Switch Lite jugando a Pokémon Espada/Escudo. Fuente: Nintenderos.
También regresan los gimnasios, aunque se reformula el contexto, influenciados por un región que evoca a Reino Unido y su fiebre futbolística. Los combates contra los líderes son un auténtico espectáculo. Al igual que la mítica Liga Pokémon, ahora reconvertida en una liga como tal enfrentándose a entrenadores o líderes hasta llegar al Campeón.

Estos títulos son un quiero y no puedo, con limitaciones en el número de criaturas, que optan por exprimir al máximo la máquina de hacer dinero con expansiones y cuya historia flojea notablemente, con explicaciones que no permiten participar en los acontecimientos en muchas ocasiones, y simplemente se te relatan.

Más allá de la paupérrima dificultad que presenta, son unos juegos que pudieron haber dado más de sí, y que ponen un cierre agridulce a la saga. Puesto que Nintendo busca dar un auténtico giro, tomando aparentemente nota de las exigencias del público, con un nuevo videojuego que no se adentra en una novena generación, en el que busca cambiar las dinámicas tradicionales y dotar de esa mayor libertad anteriormente mencionada en un mapa ya conocido, como es Sinnoh. Se trata de Leyendas Pokémon: Arceus.

La evolución de Pokémon que no está escrita: El futuro y La Novena Generación

La novena generación queda a la espera de esos novedosos caminos que parecen visionarse al horizonte de Pokémon. Seguramente, tras el cambio generacional de la Nintendo Switch, a la que parece le quedan algunos años más de vida.

Veremos qué nos depara GameFreak y la gran N con el inminente título de Leyendas y qué futuro quiere elaborar con la franquicia. Toca esperar y ser testigos de un impactante salto o promesas que decaerán conforme avance el tiempo. Lo que es innegable es que Pokémon siempre ha mantenido una evolución con bases conservadoras, sin querer salirse de su zona de confort.

Pero que, poco a poco, ha ido abriéndose a nuevas posibilidades, que han ido acrecentando las posibilidades de juego, mejorando aspectos visuales, de dotar de mayor competitividad, aunque también de las formas de sacar mayor partidos económico de este, para perjuicio del público. Las empresas deben ganar, sin embargo, no deben olvidar lo que el cliente quiere de ellos. Y Pokémon lo sabe, otra cosa es que no quiera arriesgarse. El tiempo dirá.

Leyendas Pokémon: Arceus. Fuente: NintenDúo.

Publicar un comentario

0 Comentarios