[E3special] Balance Microsoft (2015-2020): Reconstrucción y esperanzas de futuro

Fuente: Capital Gaming.
Cerramos este especial con una entrada dedicada a la única compañía first party no japonesa del sector: Microsoft. No han sido años nada fáciles para la gigante norteamericana. Los errores de Don Mattrick en el E3 de 2013 le pasaron factura a Xbox One en su lanzamiento, que ha tenido que ir a remolque toda la generación. La llegada de Phil Spencer a la jefatura de la sección de Xbox inició una época de profundos cambios, que ha transformado la manera de ver la industria por parte de la compañía, y la han colocado en una posición bastante buena de cara a la nueva generación.

En el año 2015, Microsoft lanzó una serie de videojuegos entre los que podemos destacar Halo 5 Guardians, Forza Motorsport 6 o Rare Replay, un recopilatorio de títulos de la legendaria desarrolladora británica. Pero el juego exclusivo que más sorprendió fue Ori and the Blind Forest, un indie de estética preciosa y con un desarrollo a lo metroidvania cargado de dificultad. Square Enix lanzó Rise of the Tomb Raider, que contó con una exclusividad de un año para los sistemas de Microsoft. El juego tuvo una sorprendente versión para Xbox 360. Una de las grandes noticias del año fue el anuncio de que Xbox One sería retrocompatible, tanto con 360 como con la primera Xbox.

Fuente: Hobby Consolas.
Al año siguiente, los de Redmon volvieron a presentar un lineup de juegos bastante sólido, que incluía títulos como Forza Horizon 3, Gears of War 4, Quantum Break o el infravalorado ReCore. Pero no todo fueron buenas noticias, ya que la nueva entrega de la saga Fable, conocida como Fable Legends, terminó siendo cancelada. En agosto de 2016 se lanzó Xbox One S, una versión más económica de la consola de Microsoft.

El año 2017 empezó de la peor manera posible para los intereses de los norteamericanos. La empresa anunció en enero que Scalebound, un juego que estaba siendo desarrollado por Platinum Games en exclusiva para One, había sido cancelado. El asunto trajo bastante cola y se especuló con que hubieron desavenencias entre Microsoft y Platinum Games en cuanto a la visión que tenían del título. Ese año se lanzaron juegos como Forza Motorsport 7, Halo Wars 2 o Cuphead, un divertidísimo run and gun de planteamiento arcade, con una estética de dibujos animados y de dificultad endiablada.

Fuente: Xbox.com.
Sin embargo, las acciones más importantes de Microsoft en 2017 fueron, por un lado, el desarrollo de Xbox Game Pass, un servicio de suscripción comparable a Netflix que permitía jugar a un amplio catálogo de juegos exclusivos y de third parties en continuo crecimiento. Por otro lado, se produjo el lanzamiento de Xbox One X, una revisión más potente de la consola que permitía la ejecución de juegos a 4K. Esta nueva versión de Xbox One se convirtió en la consola más potente de la generación.

A partir de 2018, Microsoft empezó a ejecutar una estrategia diferente. Se produjo un acercamiento con Nintendo, para incentivar el Crossplay entre Xbox One y Nintendo Switch. Los de Redmon sacaron juegos como Sea of Thieves, State of Decay 2 o Forza Horizon 4. La gigante norteamericana inició un proceso de compra de estudios de desarrollo, con el fin de hacer crecer su catálogo de juegos exclusivos. En esa línea tenemos la compra de Obsidian, Ninja Theory, Playgrounds Games o The Iniciative.

Fuente: GameOver LA.
En 2019, la empresa se abre a nuevas maneras de ver el negocio. Microsoft decidió lanzar algunos de sus videojuegos en Nintendo Switch, como Cuphead, Ori and the Blind Forest o Super Lucky's Tale. Además, el servicio de Game Pass pasó a estar disponible en Windows 10, por lo que Microsoft amplió de manera considerable el público al cual llegaban sus videojuegos. En cuanto a lanzamientos, destacaron Crackdown 3, Blair Witch, y sobre todo Gears 5. En los TGA de ese año, los norteamericanos anunciaron oficialmente su consola de nueva generación, Xbox One Series X.

Y de esta manera llegamos a 2020, un año en el que empieza a verse de manera más clara el esfuerzo económico de compra de estudios realizado en los años anteriores. En menos de medio año se han lanzado ya cuatro juegos exclusivos (Bleeding Edge, Minecraft Dungeons, Gears Tactics y Ori and the Will of the Wisps). Microsoft ha completado su largo proceso de reconstrucción, ha conseguido construir el sistema más potente de la siguiente generación y tiene un buen puñado de estudios desarrollando títulos para Series X. Parece que Halo Infinite será la principal baza de lanzamiento, pero se espera que en julio los de Redmon anuncien nuevas propuestas exclusivas para su consola. Esta vez parece que sí que habrá batalla.

Fuente: As.com

Comentarios