[Análisis] Cómo debería ser la emisión de anime por la televisión actual

Kirito viendo la televisión en Sword Art Online. Fuente: Pinterest.
Las nuevas formas de consumo de anime están creciendo cada vez más. Prueba de ello, son las diferentes licencias que han ido incorporándose en los últimos meses en las plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix, HBO o CrunchyRoll

Pese a esto, la televisión sigue siendo el principal medio de masas. Algo que conviene entender y que, por ende, las cadenas no deberían dejar de lado la emisión de animación japonesa, apostando por complementar el consumo lineal tradicional (televisión) con los nuevos hábitos (redes sociales y online). Tal y como ya realizan algunas empresas del sector como Luk Internacional (Doraemon, Shin Chan) o Arait Multimedia (Inazuma Eleven).

La televisión de hoy en día tiene que arriesgar con series atractivas para su target, o público objetivo. No es la primera vez que decimos que animes como, por ejemplo, Ataque a los Titanes podrían asentarse perfectamente al espectador de canales temáticos como Neox, con una programación que incluye animación en pleno prime time

Smartphone en Sakura Cardcaptor Clear Card. Fuente: Ogiue Maniax.
Pero ya no solo se debe apostar por emitir, sino también crear una cita con la audiencia. A través de las redes sociales, se puede generar una complicidad que fortalezca la fidelidad y que implique comentarios mientras se visiona el contenido por televisión. Es decir, lo que conocemos como "doble pantalla" o "multipantalla". Acciones que muchas plataformas online ya ponen en práctica, siendo la más conocida Netflix.

No basta con anunciar un producto, un anime en este caso, sino que se debe generar contenidos paralelos, donde el espectador pueda sentirse participe, creando conversaciones que den lugar al denominado feedback o retroalimentación. ¡Y que tantas veces nombramos en el blog!

La interacción y el segundo visionado, en aplicaciones a la carta de los canales de televisión, apoyados por una emisión en streaming podría ser el complemento necesario que no ha terminado de consolidarse en nuestro país. Pero que terminará siendo una realidad y servirá para crear nuevos potenciales espectadores. 

Distribuidoras están poniendo su granito de arena, aunque les falta el principal empuje: las propias televisiones. Son ellas las que mayor número de seguidores en redes suelen presentar, y deberían ser también las que esencialmente fortalezcan la retroalimentación bajo su marca. Algo complejo, por ahora, viendo como simplemente las usan como escaparates sin más o, como el caso de Boing, ni si quieran las usen. Grave error, que deberán solventar más pronto que tarde para realizar la emisión de anime que se merece en la televisión del siglo XXI.

Comentarios