[Análisis] Pokémon Espada y Escudo: demasiado pequeño para Nintendo Switch

Pokémon Espada y Escudo para Nintendo Switch. Fuente: HiperTextual.
Pokémon Espada y Pokémon Escudo han sido una de las grandes apuestas para este 2019 de Nintendo y GameFreak. Títulos muy esperados por la comunidad y que aunque apuntan alto, no son ni por asomo lo mejor de la franquicia. Y no se debe por la drástica medida de reducir la pokédex por primera vez en la historia de Pokémon. Sino por las evidentes lagunas, falta de historia y por no terminar de cocinar una buenísima idea que ha terminado quedando muy vacía: el Área Silvestre.

Las capacidades de la nueva consola de Nintendo se han visto mermadas, en comparación a otros videojuegos, en estos títulos. La mejora de gráficos es más que evidente. Pero no terminan de amoldarse, aún más cuando hemos visto que los movimientos de los pokemon no han sido tan atractivos, en ocasiones hasta cutres. Al menos, en los combates Gigamax y Dinamax, si se han lucido. Con espectaculares escenas que nos hace sentir estar dentro de una batalla épica. No obstante, se acaba convirtiendo en repetitiva y como recurso final frente a los líderes de gimnasio.

Pokémon Dinamax. Fuente: Gamers Heroes.
La historia se ve reiteradamente autointerrumpida. Ocurren situaciones en la trama de las que no se nos permite formar parte. Simplemente se nos obliga a continuar como si nada, sin poder desentrañar con otros secundarios, y teniendo que enterarnos de todo al final (literalmente). Por lo que, en cuanto al argumento, los juegos dejan mucho que desear. Sobretodo, en relación a los legendarios, quienes no serán accesibles hasta superar el Torneo de Campeones y dentro de un alocado y breve postgame que difícilmente se puede digerir.

Hubiera sido interesante apostar por unos antagonistas con carisma y fuerza que hubieran torpedeado nuestra aventura enredándose por sus malvados planes. Ese tópico de malo malísimo que es movido por unos ideales corrompidos. Pero, siguiendo a Sol y Luna, el Team Yell es solo otra evidente inconexión con la historia. No aporta nada. Solo un humor básico para dejar claro que solo están para rellenar. Y con un villano, que era intuido prácticamente desde el inicio, que no ha aportado absolutamente nada, incluso menos que los ultras del Team Yeall.

Nuestros rivales en Pokémon Espada y Escudo. Fuente: Youtube (PokespeFrantic).
Más interesantes han sido los rivales:
  • Con un amigo de la infancia, Paul, que se ve superado por sus debilidades frente a sus ansias de lograr alcanzar a su hermano. 
  • Con un joven que no ha tenido una vida fácil, Berto, y cuya obsesión por satisfacer a un empresario de éxito le ha permitido seguir adelante. Aunque con un giro inesperado que nos enseña que todos merecemos segundas oportunidades y la posibilidad de mejorar como personas.
  • Con una chica, Roxy, que desea poder recuperar el esplendor de su pueblo y que no tendrá miedo a crecer entrenando, dar el siguiente paso, por el bien de su gente.
Un trío que nos aportan humanidad, más expresivos que nunca, y que han logrado que como jugador me atrapen para poder así saber de ellos. Que cada combate fuera especial. Ellos han sido los principales culpables por seguir jugando.

Pese a que algunos lideres han pasado sin pena ni gloria, la gran mayoría han sido elementos interactuables. Han formado parte del crecimiento como entrenador. Y como renacimiento de los gimnasios, hemos tenido pruebas que se amoldan a las personalidades y cualidades de sus líderes. Un encanto en estas pruebas previas que beben mucho de las que nos ofrecieron en la séptima generación con gran acierto.

El Área Silvestre. Fuente: Pokémaster.
En cuanto a la novedad, al Área Silvestre, su idea era buena pero ha terminado siendo un gran espacio cuya variación climática no termina de asentarse, sin desafíos, y que recuerda más a la mítica Zona Safari que a ese mundo abierto que tanto llevamos pidiendo a la Gran N. Más allá de  la interacción con otros entrenadores, es una granja de experiencia pseudoinfinita.

Difícil no recordar a la sexta generación, Pokémon X e Y, cuyo mapa lineal y simple nos evoca a pensar que Espada y Escudo no tendrán segundas partes ni nada que se le parezca. Probablemente, salvo si Pokémon Let's Go decide regresar, en 2020 no tengamos nuevo título de la saga. Y directamente, en unos dos años se nos presente una nueva generación que consiga pulir los defectos, que no son pocos, y acaben construyendo ese puente esperado entre dos regiones. GameFreak y Nintendo proveerán...

Comentarios