[Análisis] Tercera Generación: Pokémon Rubí, Zafiro y Esmeralda

Pokémon legendarios y protagonistas de las portadas de Rubí y Zafiro. Fuente: VentureBeat.
La tercera generación de los videojuegos de Pokémon tuvieron que hacer frente al enorme éxito de sus predecesoras. La historia cerrada entre los primeros títulos - Rojo, Azul y Verde - y los segundos - Oro, Plata y Cristal - era muy difícil de superar. Por ello, se optó por ambientar la nueva aventura en una región más lejana, mejorando la forma de combate y dando un notable salto en la calidad gráfica. Con sus aciertos y errores, Rubí y Zafiro, junto a Esmeralda, se han convertido en uno de los juegos más alabados por la comunidad, aunque al mismo tiempo han sufrido varias críticas, en especial dirigidas a lo desaprovechado de la trama. 

Los personajes y la historia

Bruno y Aura son el eje central de los títulos. Los protagonistas, y rivales, que serán nuestro avatar en la aventura. Diseños mucho más dinámicos, mejor perfilados. Aunque quedan a medio gas al no mostrar todo su potencial y cerrar su presencia como un mero actor secundario.

El nuevo profesor se convierte en el padre del rival y seguirá en la tónica de no participar demasiado en los hechos más allá de ser el encargado de dar nuestro primer compañero y ser testigo de nuestra victoria frente al Alto Mando. Como novedad, tenemos a un líder de gimnasio como padre. Un hecho, de nuevo, poco aprovechado, como el otro rival que nos encontramos, Blasco. En este caso con solo dos combates en todo el juego.

Hubiera sido interesante un planteamiento de padre como miembro del Alto Mando, que nos ve crecer a lo largo del viaje, y retándonos conforme vamos ganando medallas. Un papel que, sin batalla de por medio excepto al final, toma Máximo, el líder del Alto Mando de Hoenn. De nuevo, desaprovechando una oportunidad de oro en cuanto a la historia.

Los antagonistas

Otro aspecto interesante es la convivencia de dos bandas criminales. Opuestas en sus objetivos pero cuyas acciones en ningún caso dejan de ser reiterativas. El Team Aqua con su teoría de un mundo mejor con un mar de mayor tamaño. y el Team Magma con hacer crecer la basta tierra. Tintes ecologistas que pecan de apenas alguna motivación y consistencias en sus palabras y hechos.

Se pulen ciertas escenas y combates de cara a la tercera edición, Esmeralda, enfrentándonos a los dos equipos. No obstante. continúa en su línea de ofrecernos unas motivaciones de mayor pesos que el simple "porque sí".

A favor, su elección de tipos de pokémon. Detalle interesante con tipos fuego y tierra para los villanos de Rubí y el tipo agua para los de Zafiro. Así como también el tipo siniestro. Para los remakes, los líderes Magno y Aquiles podían hacer megaevolucionar en sus respectivos combates finales a su pokémon principal (Camerupt o Sharphedo), otorgando un toque épico al enfrentamiento.

La región

Región, protagonistas e inciales de Pokémon Rubí y Zafiro. Fuente: Pokémon.
Los cambios de clima según la zona donde nos encontremos, afecta no solo en el apartado visual, sino en la propia implicación de los combates: tormentas de arena en el desierto, lluvias en el norte arbolado, cenizas cerca del volcán... Algo hasta entonces nunca visto en la saga. Incluso se incluyó un pokémon que cambiaba de forma según estas variedades climáticas: Castform.

Es interesante, también, la aplicación de zonas marítimas preparadas para bucear. Estamos en una región conformada por una isla rodeada de pequeños islotes, cuya presencia de corrientes oceánicas y cuevas complementan y casan muy bien con toda la idea. Excesivo mar para muchos, con poca presencia de pokémon marinos que casi siempre se estancan en magikarps y tentacools.

Los Legendarios

El papel de estos son eje central de la trama. La fusión de los elementos volcánicos y marinos dan como consecuencia la tierra, y la propia región de Hoenn. Es por ello que los tipos de los legendarios son muy acertados. Groundon siendo tipo tierra y fuego, mientras Kyogre es de agua. Conceptos que irán acentuándose en futuros títulos, ampliando la mitología de Pokémon.

La Música

Decir que la banda sonora para estos títulos es exquisita, es quedarse corto. Los temas escogidos para las bandas criminales son un punto de acierto total. Así como las elegidas para las rutas, cuevas y ciudades. Todas desprenden elementos que nos recuerdan al lugar que visitamos. GameFreak ha sabido llevar muy bien todo el apartado musical en la saga. Y en esta tercera generación sobresalió con mucha diferencia a las anteriores. Incluso para los futuros nuevos juegos que vendrían.

Conclusiones

Rubí, Zafiro y Esmeralda son grandes juegos dentro de su contexto y consola, GameBoy Advanced, que supieron ofrecer nuevos aspectos que se asentarían en la saga. Pudo haber sacado más potencial en su trama, pero decidió no excederse quedando una historia correcta, sin demasiados alardes, que no impidió que fueran títulos que obtuvieron unas enormes ventas. Aunque parezca incríeble, Pokémon, pese a todo, siempre triunfa.

Comentarios