Judgment: El gran tapado del año en PS4

Imagen promocional de Judgment para PS4. Fuente: Hobby Consolas.
Los 90 fueron años de esplendor para Sega. Los de Osaka escribieron su nombre con letras de oro en la historia de los videojuegos a base de consolas domésticas, juegazos y máquinas recreativas. La mala gestión de su éxito provocó que Sega dejara de fabricar consolas y se centrara exclusivamente en el desarrollo de software. Desde entonces, es cierto que la relevancia de la compañía azul ha descendido, pero en ningún momento han dejado de producir grandísimos videojuegos. La saga Yakuza es buena prueba de ello.

Yakuza cuenta ya con una dilata trayectoria en el mundillo. Su primer episodio vio la luz en 2006, para PS2. Desde entonces ha contado con numerosas entregas y spin-offs, con mejor acogida en Japón que en Occidente. Para cambiar esta tendencia, Sega lleva apostando muy fuerte por Yakuza en PS4 y PC los últimos años. Hemos visto nuevas entregas, impresionantes remakes, y están previstas varias remasterizaciones más para los próximos años. Judgment es un paso más en esta estrategia, con una importante novedad: esta vez los textos están totalmente localizados al español (algo que no ocurría desde la entrega original).

Judgment es un spin-off de la saga Yakuza. Comparte su mismo universo, muchas de sus mecánicas y de sus características distintivas. Pero a diferencia de la saga principal, esta vez nuestro personaje no será un mafioso, sino un detective. Takayuki Yagami es un ex-abogado que se gana la vida como puede a base de investigar pequeños casos por su cuenta. No hablaré más de la historia, puesto que es una de las principales virtudes del videojuego. Sólo diré que estamos ante una historia oscura, con personajes muy profundos y en la que las cosas, casi siempre, no son lo que parecen.

Escena del videojuego. Fuente: Games Machine,
La profesión de nuestro personaje supone la inclusión de diversas mecánicas detectivescas que constituyen la principal diferencia con la saga principal. Interrogatorios, investigación de escenas del crimen, persecuciones, espionajes... Algunas resultan más divertidas que otras, pero siempre aportan variedad y están bien integradas. Me quedo sobre todo con el uso de drones, que nos sirven para realizar espionajes, para competir en carreras e incluso para combatir en batallas con otros drones, al más puro estilo Star-Fox.

El núcleo del juego es muy similar a lo que hemos visto en la saga Yakuza. Un mundo semiabierto con multitud de tareas por hacer y muchos minijuegos. Mientras recorremos las calles de Kamurocho, nos asaltarán multitud de maleantes, a los que deberemos hacer frente con nuestras habilidades de combate. Yagami cuenta con dos estilos de lucha diferentes: la grulla, ideal para los enfrentamientos multitudinarios; y el tigre, muy recomendable para los combates uno contra uno.  A medida que vayamos avanzando en el juego, podremos invertir nuestros puntos de experiencia en nuevas técnicas de combate y habilidades.

Escena del videojuego. Fuente: Vida Extra.
En cuanto a los minijuegos de Judgment, hay un poco de todo. Dardos, pinball, carreras de drones, centro de bateo e incluso una especie de tablero al estilo Mario Party, por el que debemos avanzar para conseguir recompensas. También regresa el Club Sega, en el que podemos jugar versiones arcade de diversos títulos clásicos de Sega, como Virtual Fighter V, Puyo Puyo y una singular versión especial de House of the Dead. El número de clásicos incluidos es muy superior al de anteriores entregas de la saga. En esta ocasión, es posible incluso echarse novia y participar con ella en diversas actividades.

Selfie. Escena del videojuego. Fuente: Youtube.
Mención especial a las misiones secundarias, tan imprevisibles y cómicas como siempre. En esta ocasión están divididas en dos grupos: misiones de amistad, en las que debemos ayudar a los vecinos de Kamurocho con sus cuitas, para conseguir ventajas en el futuro; y casos secundarios, a los que accedemos a través de nuestra agencia de detectives. Éstas últimas realizan por lo general un mayor uso de las nuevas mecánicas detectivescas incluidas.

A nivel visual, el juego rinde a un nivel espectacular. El estudio Ryu Ga Gotoku ha sabido sacarle el máximo jugo al Dragon Engine, con rostros y espresiones fotorrealistas que hacen que estemos viendo prácticamente un dorama. A nivel musical, Judgment mantiene bastante bien el tipo, aunque es cierto que recicla bastantes elementos de los últimos Yakuza, y los nuevos temas no terminan de convencerme. El título se encuentra totalmente doblado al inglés y al japonés, aunque recomiendo encarecidamente jugarlo con esta última opción.

Está claro que Judgment, al igual que el resto de la saga Yakuza, es una rareza. Son juegos muy únicos, no están pensados para el gran público. Pero su condición de spin-off (no hace falta jugar a ningún título anterior) y la inclusión de textos en castellano, lo convierten en una oportunidad de oro para iniciarse en la saga. Estamos ante un juego que ha pasado muy desapercibido en Occidente, pero sin duda es uno de los títulos de mayor calidad de lo que llevamos de año.

Publicar un comentario

0 Comentarios