[Análisis] Ataque a los Titanes: la revolución en el consumo de anime

Anuncio promocional de Ataque a los Titanes 3. Fuente: Oniichanime
Hay mangas y animes que suponen una revolución en muchos aspectos. Lo han sido Dragon Ball que impulsó el manga en el mercado español, One Piece o Naruto con el auge de internet y el anime en versión original subtitulado, o más recientemente Sword Art Online con el aterrizaje de las novelas. El manga de Hajime Isayama ha sido uno de los últimos en entrar en el club de los "revolucionarios". Sobretodo gracias a su adaptación animada por parte de Wit Studio, que fue estrenada en la primavera de 2013, suponiendo un auténtico éxito que se ha extendido en todo el mundo. 

Shingeki No kyoijin ha conseguido enganchar a un público ajeno al anime, pero "seriéfilo" que, mediante las redes sociales ha promocionado a la serie hasta situarla en una de las más destacadas de los últimos años. No encontrábamos una situación similar desde El Viaje de Chihiro, largometraje dirigido por Hayao Miyazaki y ganadora de un Óscar a la mejor película de animación en 2002.

Más allá del "boca a boca" o de "tweets en tweets", Ataque a los Titanes nos introduce en un peculiar mundo gobernado por el terrible miedo a unos seres gigantes que acaban con cualquier humano que esté cerca. Para evitar una masacre como la que tuvo lugar tiempo atrás, los hombres elevaron tres muros para protegerse. La tranquilidad se verá engullida por uno de esos titanes, el mayor jamás visto, que destrozará la primera muralla. La Historia vuelve a repetirse. En medio de todo tres niños que verán como sus seres queridos son fuente de alimento para estas criaturas: la venganza y el origen de los titanes serán el centro de la trama.

Escena de acción en Ataque a los Titanes. Fuente: Collider
Escenas trepidantes, marcadas por toques del gore, y diálogos bien definidos han convertido en la versión animada de la obra de Isayama en un drama de acción, con un guión soberbio que te atrapada desde el minuto uno. No puedes dejar de ser absorbido por cada situación, cada combate. Los diseños, punto débil del manga, son mejorados completamente. Quiénes leen el manga y luego el anime, sienten estar ante dos productos distintos. Una gozada que ha hecho que se confirmen las buenas críticas recibidas en todos los ámbitos.

Y todo esto ha podido ser seguido prácticamente al mismo tiempo que en su país de origen: Japón. Los nuevos tiempos no son solo espacio para la comunicación vía redes: twitter o facebook. También en la forma de disfrutar de las series. La segunda y tercera temporada han sido emitidas en simulcast por parte de Selecta Visión (primero en youtube, luego en Mediaset y, finalmente, en la propia web de la licenciataria). Algo que hasta la llegada de Ataque a los Titanes era impensable de manera legal. Estamos ante una obra que ha revolucionado, adaptándose a la era digital, del consumo rápido, y que cuyo éxito ha permitido que lleguen de esta forma otros animes: Tokyo Ghoul o Sakura CardCaptor son algunos ejemplos de ello.

De momento el manga continúa publicándose mensualmente en la revista Bessatsu Shonen Magazine (Kodansha) y desde el pasado 28 de Abril podemos ver la segunda parte de su tercera temporada de manera legal con subtítulos en la web de Selecta Visión cada domingo. En España el manga es editado por Norma y puede verse en Netflix sus anteriores temporadas y películas tanto con doblaje español como subtitulada, además disponibles en formato físico gracias a Selecta Visión.

Comentarios