[Opinión] Los efectos del coronavirus en el sector del anime: cambios y más cambios

Covid19 y el anime. Fuente: TBS Korea
Desde hace semanas, el coronavirus no solo es portada en las noticias generales, sino que, también, se ha convertido en protagonista de los anuncios relacionados con series de anime. No existe día que no conozcamos el retraso o paralización de episodios o estrenos. Algo que supondrá que muchas de las series tengan que buscar alternativas para ofrecerse a sus espectadores. Pero eso es solo la punta del iceberg. A continuación voy a intentar razonar algunas preguntas que todos nos hacemos en estos momentos tan difíciles sobre el mundo de la animación japonesa.

¿Qué va a ocurrir con las emisiones ya iniciadas?

Detalle de la imagen promocional de Digimon Psi. Fuente: As.com
Lo más probable que suceda con las series de temporada ya empezadas, es que terminen siendo relegadas a plataformas online, de forma que no se altere demasiado los calendarios previstos de verano y otoño. Las que tengan una producción mayor o aquellas que tienen un gran éxito, se mantendrán en parrilla con ligeras modificaciones en su horario. Respecto a los animes de larga duración, como One Piece, lo tendrán más fácil ya que al no tener limitaciones y relevos en cada temporada volverán cuando toda esta crisis mejore o termine.

¿Cuáles son las opciones de los animes no estrenados?

Imagen para el anuncio de One Piece en Crunchyroll. Fuente: Crunchyroll
Con casi total seguridad, y al igual que los que se han quedado a medias, pasarán a la oferta de VOD o lanzándose directamente en formato físico. Aunque sería factible, debido a que el sector está totalmente paralizado, que pudieran emitirse en televisión en temporadas posteriores. Tenemos que tener en cuenta que muchas compañías y productoras no están trabajando, con lo que muchas series que están en producción se verán obligadas a retrasarse.

¿Cómo está afectando la situación al mercado español?

Anuncio de la cancelación de Shin Chan en Australia. Fuente: Luk Internacional
España no es ajena a esto. El estado de alarma en el que nos encontramos, ha provocado retrasos y cancelaciones cinematográficas como Digimon, Lupin o Shin Chan. A lo que hay que añadir, todo lo anteriormente expuesto. Sin posibilidades de simulcast, y que aquellos animes que estaban preparándose para ser lanzados al mercado no tengan doblaje. El hecho más llamativo ha sido con Pokémon Viajes, anunciado para Netflix y que contará solo con subtítulos y voces inglesas hasta que puedan grabarse en castellano.

Ni que decir tiene que estos hechos suponen una crisis en el sector de millones de euros. A lo que se suman otros sectores estrechamente vinculados al anime: editoriales, distribuidoras, estudios de grabación, tiendas especializadas. Una cadena gigante que se está desquebrajando y que veremos como se vuelve a unir y fortalecer. Nos espera un resto de 2020 e inicios del 2021 muy duros en todos los niveles. Y la mejor forma de apoyar a estas empresas y, por ende, a nuestras series favoritas es consumirlas cuando se encuentren disponibles de nuevo.

Comentarios