[La enREDvista] Fandogamia

Fandogamia
Fandogamia es una editorial inconformista. De esas que se reinventan y adaptan a los nuevos tiempos, y además busca crear un divertido feedback con su público que no deja indiferente a nadie. Su catálogo presenta una línea de títulos muy variada: desde el cómic americano/europeo, pasando por webcómics, hasta nuestro venerado manga. Todo envuelto en una solapa de humor marca "la gran F".

Tenemos la suerte de poder contar con su editor, Pedro F. Medina. Es un placer para La Estantería Otaku que se anime a participar en nuestra sección:

Fandogamia se ha convertido en una editorial muy consolidada. ¿Cuál es su origen? ¿Cómo ha sido el camino hasta llegar aquí?

¡Ay! Me sacas los colores con eso de "consolidada". Es muy divertido poder ver los dos lados de este mundillo, porque solo podéis imaginar las cabriolas que hay que hacer para lograr esa imagen de editorial asentada... y lo fácil que es publicar dos tuits y conseguir una imagen totalmente opuesta. Supongo que hacemos que parezca fácil lo que en realidad es un trabajo que plantea muchos desafíos.

Llevamos mucho tiempo en esto de los tebeos. Yo tengo 33 años, y desde los 16 he estado al pie del cañón en eventos y salones, vendiendo fanzines. No hemos dejado de hacer cómics en todo este tiempo, pero lo que antes eran solo autoediciones ahora son cómics de toda clase. Fandogamia es el resultado de muchos años de sacrificio, aprendiendo, mejorando, reinvirtiendo cada euro para seguir creciendo. Y aquí estamos, en una situación en la que hay quien nos llama "editorial consolidada". Ni tan mal. No he dejado de divertirme en todo este tiempo, y no veo el momento en que deje de hacerlo. ¡Este es el camino que hemos escogido como editores!

Sois una editorial "de las buenas, buenas". Aunque en ocasiones os volvéis bastante traviesos. En especial por las redes sociales. Hubo cierta broma en primavera junto a "Moichi" y "Otra Editorial Manga"... ¿Cómo surgió? Nos la colasteis bien a todos...

Surgió como surgen estas cosas: almorzando en una cafetería y después de soltar un "no hay huevos a hacerlo". Yo estudié Periodismo y Comunicación Audiovisual, y presto mucha atención al fenómeno de las fake news. En estos momentos cualquiera puede decir lo que le de la gana en Internet y encontrar a gente que le crea, diga lo que diga. Creo que más de uno se replanteó las cosas después de la bromita. Lo importante es que los libros salieron, todas las editoriales nos ganamos unos cuantos followers por el camino, y nosotros y nuestros lectores nos echamos unas risas. 

Sí, lo que hice fue bastante peculiar, lo reconozco. ¿Por qué alguien perdería su tiempo en trazar una broma semejante, creando una cuenta que semeja ser una nueva editorial, para anunciar por ahí dos libros que finalmente publican por otro lado, matando a una mascota ficticia (Moichi) en el proceso? 

Deja que le de una vuelta a esta pregunta: ¿por qué alguien perdería su tiempo en montar una editorial, en un momento en el que el mercado está abarrotado de novedades, cada vez se vende menos libro físico, las grandes plataformas de venta exigen más porcentaje de los ingresos, y los fanses locos ponen a caldo a cualquiera sin atender a razones? La única respuesta posible a todo es: porque está zumbao.

Siguiendo con las redes sociales. Habéis creado una manera de comunicar muy personal y cercana en ellas. Con el humor siempre omnipresente. ¿Cuál es vuestra valoración de las RRSS? Y de cara a las licencias, ¿os influyen en las decisiones para lanzar un título? 

Las redes sociales son un escaparate constante de venta al público. Soy yo con un megáfono gritando que compréis nuestros cómics (lo que hacía en mi época de fanzinero desde los stands... apenas he evolucionado). Si lo hiciera desde el balcón de mi casa probablemente me llamarían la atención, así que lo hago en Internet, donde todavía es (más o menos) gratis y (casi) nadie llama a las Autoridades para hacerte callar. Creo que es importante que se vea que detrás de la editorial hay gente real trabajando, con nuestros gustos y nuestro amor por los cómics. 

Valoramos las aportaciones de los lectores, lo que otras editoriales extranjeras están sacando, lo que los autores internacionales recomiendan, lo que los libreros premian... las redes son muy útiles. Es un montonazo de sobreinformación, eso es verdad, pero si logras escarbar puedes encontrar datos y títulos muy interesantes. La mitad de mi trabajo de investigación para buscar nuevos títulos es entrar en Internet: la otra mitad es viajar y descubrir las cosas de primera mano.

Centrándonos en vuestra línea Yamanote (manga). Estáis ampliando vuestro catálogo con obras con un target muy concreto como podemos apreciar con La novia era un chico o Magical Girl Boy ¿Es esta vuestra tendencia para el 2020 en manga? ¿O tenéis pensando rompernos todos los esquemas?

Podéis esperar más shojo, más cosas absurdas que solo pueden venir de Japón, y más cosas de sorprenderse fuerte. Y si todo sale como esperamos, mucho más contenido LGTBI+. En Fandogamia nos gusta hacer cosas diferentes, y cuando lo diferente sea lo normal... ¡encontraremos nuevas formas de seguir siendo diferentes! Será por tebeos.

Por último, queremos poneros en el difícil reto de decirnos cuál ha sido el manga que más satisfacción os dado publicar. 

Me trae gratos recuerdos pensar en ello. Sin duda, MI EXPERIENCIA LESBIANA CON LA SOLEDAD. Ya publicábamos muchas cosas antes de este manga, pero este nos situó muy fuerte en el mapa editorial. Fue una gran satisfacción tanto conseguir la licencia, como publicarla y recibir ese maravilloso feedback. Y la forma en la que lo conseguimos fue curiosa cuanto menos. 

Nosotros ya habíamos publicado manga japonés e íbamos buscando nuevos títulos. Teníamos mucho interés en publicar Mi Experiencia Lesbiana pero su editorial original, East Press, no trabajaba con ninguna de nuestras agencias, así que busqué la dirección de una agencia que parecía trabajar con ellos (y que tenía una página web bastante obsoleta y prácticamente sin datos de contacto, así que no daba mucho pie a escribirles antes) y en uno de mis viajes a Japón tiré de Google Maps para encontrarla. Bueno, pues la escribí mal, y mi compañero Manu y yo acabamos a una hora andando del sitio al que se supone que debíamos llegar. No había metro ni bus cerca, era una zona residencial a las afueras de Tokio, y tiramos andando. Mira, yo empecé a tener ganas de hacer pis a los diez minutos de andar, y no encontré ni un solo combini que tuviera lavabo, ni una taberna o restaurante abierto. Me pasé la hora entera andando como un pingüino con unas terribles ganas de mear. Llegamos a la oficina de la agencia, y subí corriendo. Mi presentación fue un poco así como: "Hola, soy Pedro Medina, un editor de manga en España. Quiero licenciar unas cosas de East Press, pero antes NECESITO USAR SU LAVABO, POR FAVOR, YA". 

El resto es historia. Un mes más tarde habíamos firmado el contrato de edición, y en estos momentos ya hemos publicado tres tomos de Kabi Nagata con bastante éxito, y con un cuarto volumen en camino de su nuevo trabajo. Lo siguiente será traer a la autora a España. ¡A ver qué podemos hacer!

Comentarios