[Reseña Anime] The Seven Deadly Sins

Imagen promocional de The Seven Deadly Sins. Fuente: Funimation
Basada en el manga homónimo de Nakaba Suzuki, el anime de The Seven Deadly Sins (Nanatsu No Taizai) es uno de los platos fuertes que ofrece Netflix dentro de su amplio catálogo, y que distribuye Funimation. Loable trabajo de A-1 Pictures cuya primera temporada se emitió en la televisión japonesa en 2014. Y cuyo éxito ha propiciado varias temporadas, OVAS y hasta una película.

The Seven Deadly Sins nos ubica en el reino de Liones, que tras un golpe de Estado realizado por los propios Caballeros Sagrados, la princesa Elizabeth Liones buscará a los 7 Pecados Capitales para proteger y devolver la paz al país. En su camino encontrará un misterioso tabernero que le ayudará a localizarlos. Al fin y al cabo es el primer pecado: Meliodas.

Sorprende mucho la evolución de los personajes. En especial, Elizabeth. Además de lo compacto y bien hilado de la trama durante la primera temporada. Es más, su cierre era ideal para terminar la historia, aunque se decidió, y basándose en su obra original, continuar las aventuras. A pesar de esto, estamos ante un anime muy cuidado que engancha desde el primer episodio.

La adaptación española no tiene nada que envidiarle a la original. Bajo la dirección de Santi Aguirre, nos encontramos con actores de voz destacados como Jorge Saudinós en el papel de uno de los Caballeros Sangrados, Sir Helbram. Interpretando a Meliodas tenemos a un Roberto Rodríguez sublime en todos los aspectos. Así como a Blanca Hualde dando vida a la princesa Elizabeth. La lista de actores de doblaje es inmensa, denotando un gran despliegue actoral que permite una riqueza de registros poco habitual.

En cuanto al diseño de personajes y animación, estamos ante uno de los estudios que mejor sabe del tema: A-1 Pictures. Animes como Sword Art Online, Your Lie In April o Magi así nos lo demuestran. Los combates atrapan e impresionan de una manera soberbia. La paleta de colores es variada y rica en expresividad. Sin lugar a dudas es de sobresaliente.

Referente a la música, el primer opening, Netsujo no Spectrum, es demasiado tranquilo y con poca acción para una obra de este tipo de género. No será hasta el segundo, Seven Deadly Sins,  cuando veamos algo a la altura de este anime. Los posteriores seguirán la estela de este manteniéndose el nivel.

Una adaptación que llega a superar al manga, con un doblaje tanto japonés como español de nivel, aderezado con píldoras de humor perfectas para completar un shonen estupendo. Su manga, que edita Norma Editorial en España, comienza su etapa final, y la tercera temporada del anime esta en camino. De momento tanto su película como anteriores temporadas las podemos ver en Netflix con doblaje castellano y versión original subtitulada.

Comentarios