[Crítica Cine] One Piece Gold: Aplausos en una sala llena

Imagen promocional de One Piece Gold. Fuente: IGN.com
SelectaVisión ha conseguido lo que hace doce años era imposible. Como ya hiciera con Dragon Ball, en esta ocasión lo ha realizado con One Piece. La última película de la tripulación de "Sombrero de Paja" ha llegado a los cines en España. Un esfuerzo por parte de la licenciadora que se ha visto recompensada por el apoyo de los fans, y que un servidor ha podido comprobar de primera mano al contemplar una sala repleta de espectadores deseosos de maravillarse de una trepidante película.

Una película donde el color, en especial el dorado, toman las pantalla grande, a la que se le agrega a la animación tradicional efectos CGI. Y que junto a una trama propia del autor, recordemos que Eichiro Oda ha supervisado el largometraje y diseñado los personajes, han dado como resultado una autentica maravilla.

Reitero, Oda sensei ha sabido llevar la esencia del manga al anime en esta película, cuyo argumento gira en algo que es evidente: el dinero. Pero que detrás de él se encuentra una historia amarga que a modo de flashbacks se nos va mostrando con forme avanza: Gild Tesoro. Pues aunque es evidente que es el malo maloso de este film, las causas de su obsesión por ganar y la obtención de sus poderes, hace que nos provoque lástima hacia él. En pocas palabras, es un villano víctima de las circunstancias. Víctima, que podría haber elegido el camino de nuestros héroes piratas, pero que decidió torcer enfocándose en la venganza contra el mundo. Y como no, la temática social: esclavitud, libertad, sueños, amistad... pilares que giran en torno al mundo de One Piece.

Escena de One Piece Gold. Fuente: IGN.com
Si hablamos de One Piece Gold, tenemos que felicitar a las voces. Sí, las voces españolas. Esas que hemos escuchado durante unos 300 capítulos. Que han transmitido a lo largo de dos horas el corazón de los personajes. Y esta vez, con unos diálogos muy fieles a los japoneses. Insuperable Jaime Roca, dando vida a Monkey D. Luffy. Sobretodo en los momentos más serios, en la catarsis final. Sin poder dejar de lado la incorporación de los nuevos actores de doblaje, muy acertados en sus personajes, como Brook o Franky, interpretados por José Posada y Miguel Ángel Pérez respectivamente. 

Que más puedo decir de esta película que animar, al que este leyendo este humilde crítica, a verla. Que ría, que se emocione,  y que aplauda, que aplauda al final como hicimos anoche en aquella sala llena, que aplauda y mucho, porque One Piece Gold se lo merece...

¡VIVA ONE PIECE! ¡VIVA EL ANIME!

Comentarios