Blog Visual

Blog Visual
Blog Visual es un portal web relacionado con Asia y su cultura, sobretodo con el mundo literario, del manganime y del cine. No hay rincón del blog que no podamos maravillarnos, del cariño en cada entrada y el valor de cada publicación, que acaba convirtiéndose en una obra de arte para los aficionados. 

Entre su variado contenido, podemos encontrar una sección muy especial de reportajes fotográficos. No son simples imágenes. Es un completísimo apartado de ediciones muy detallados tanto en su fotografía como en su análisis. 

Desde 2007, su autor, Salvador Navarro, no ha dejado de escribir. Con una entrada casi a diario. Novedades editoriales, licencias, eventos, sorteos…Todo un no parar de información para los amantes del manga, la animación y el cine, que complementan a sus ricas reseñas. 

Es para La Estantería Otaku un placer poder hacer unas preguntas a su creador:

Blog Visual lleva más de 12 años compartiendo la cultura asiática. ¿Cómo empezó todo? 

Hace ya algunos años, cuando aún estaba terminando la carrera de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Málaga, en una de las asignaturas que se cursaban teníamos que hacer un blog grupal donde, eligiendo una temática, publicásemos semanalmente una noticia que fuese crítica en su contenido y debíamos exponerla en clase junto al resto de compañeros. Es algo que te hace aprender a desenvolverte en público al mismo tiempo que te enseña una serie de valores esenciales en este medio: respetar siempre las fuentes (algo que hoy día se está perdiendo), crear un contenido diferenciador del resto, aportar ese componente crítico (aunque se considere algo negativo siempre que sea constructivo). En el caso de mi grupo nos decantamos por el anime y el manga para intentar sacar a relucir títulos y temas que fuesen susceptibles del contenido crítico que se pretendía. 

Ahora mismo puedo recordar cómo tratamos temas del estilo de Death Note, la imagen y el reflejo que de la mujer hace Studio Ghibli en sus películas o los "típicos tópicos" que se solían -y suelen- atribuir al anime como que todas las series tienen contenido erótico, peleas o no son aptas para menores. Como puedes imaginar, son unos ejemplos de los que podríamos hablar durante un buen rato. El caso es que al mismo tiempo que iniciábamos esa asignatura, mi interés por el tema como aficionado desde pequeño por la cultura asiática (que nos llegaba a través del manga y el anime que se emitía en televisión, entre otros formatos) quiso que crease un blog propio para poder tratar temas con mayor asiduidad que semanalmente y con motivo académico. Así que ese fue el germen con el que me inicié en esta andadura que a día de hoy tiene ya más de 12 años. 

La constancia en tu blog es uno de los valores que más nos sorprende, tanto a lectores como a compañeros. ¿Cuál es el “truco”? En cualquier caso, no debe ser nada fácil… 

Pues realmente el truco es ese, la constancia, perseverar, dedicarle mucho tiempo (que lleva lo suyo generar noticias, redactarlas, retocar las imágenes para ilustrarlas...) y querer mantener con vida este proyecto personal para que después de tantos años siga vivo. Podríamos decir que es también importante el cariño con el que se trate todo, algo que se transmita y que cualquier lector pueda captar. 

Es verdad que con los años han llegado muchas otras plataformas y vías con las que informar, se conoce mucho más y tenemos medios más rápidos de llegar a mucha gente que comparte afición con nosotros. Con el paso de los años quise indagar en otros ámbitos y además de cine asiático y animación, que eran los contenidos esenciales, comencé con las reseñas de manga y algo más adelante proseguí con los reportajes fotográficos. Y siendo sincero, no me he metido en otros temas como series asiáticas o música (más allá de bandas sonoras) porque me siguen faltando horas del día para poder llevarlo todo adelante. 

Evidentemente, ni ahora ni hace algunos años era tan sencillo, puesto que dependiendo de mi trabajo he tenido que hacer malabares para poder intentar sacar y mantener el ritmo de publicaciones. Y a día de hoy tampoco es nada fácil, quizás algunas páginas que tienen detrás un equipo formado por decenas de colaboradores (algunas en condiciones que serían dignas de estudio) pueden mantener un ritmo de más de 7 u 8 publicaciones diarias, pero en mi caso, prefiero y siempre he defendido la calidad a la cantidad -y creo que ha sido y es, o al menos eso pretendo, marca indiscutible de BlogVisual-. ¿De qué me sirve sacar 20 noticias al día si en su mayoría son copiadas y traducidas de otros medios extranjeros? 

Has terminado siendo un referente para muchos compañeros, tienes una buena base de lectores y también tienes numerosos seguidores en redes sociales ¿Qué piensas de lo grande que se ha hecho Blog Visual? ¿Esperabas este enorme crecimiento? 

Os agradezco vuestras palabras y no os miento si os digo que realmente es todo un halago puesto que no pretendo ser referente, sino una parte más de un fantástico grupo que con los años se ha creado -y que sigue creciendo con la llegada de nuevos miembros-. He podido "desvirtualizar" a muchas personas y sin duda, se han convertido en buenos amigos. 

En 12 años que llevamos online (obviamente no tantos en redes sociales), podría decir que el número de seguidores que tenemos en distintas redes sociales (nos movemos principalmente en Twitter, además de en Instagram o Facebook) no es tan elevado ni considerable en cuanto a número como podrían tener otras cuentas. Pero como decía en la respuesta a la pregunta anterior, mentiría si digo que no es algo que tenga en mente porque para bien o para mal, en este sentido influye mucho -demasiado diría yo- lo cuantitativo a lo cualitativo. Me explico, no deja de tener cierta importancia que sean más o menos los seguidores que se tienen en redes sociales, en función del interés que se tenga. En mi caso, BlogVisual no es un negocio, no está monetizada en el sentido de que no se lucra con las visitas diarias que se tengan ni busco un posicionamiento mejor o peor. Me gusta y es todo un motivo de orgullo y satisfacción ver que día a día va creciendo el número de personas de cualquier país que se puedan sentir interesadas por leer el contenido que escribo con tanta dedicación, soy muy afortunado por eso. Y respeto que haya tantas personas que compartan mis impresiones, como que haya quienes no lo hagan y tengan opiniones distintas. Siempre que se debata desde el respeto y sin sobrepasar ciertas líneas que son muy fáciles de saltar gracias al anonimato de las redes, me parece algo de lo más constructivo. 

Dicho esto, del mismo modo que antes mencionaba lo de sacar 20 noticias al día, ¿De qué me sirve tener cincuenta mil seguidores si a la hora de la verdad no interactúan con mi contenido más que diez o veinte? Eso te puede dar acceso a una serie de privilegios que en muchos casos no son reales (todos sabemos que se pueden comprar seguidores, por ejemplo, y que hay conocidas cuentas o perfiles que lo han hecho). Prefiero que sean menos, muchos menos, pero que sean personas que me sigan porque mi contenido les gusta, porque quieren participar de esta comunidad tan bonita que se ha creado y nos eligen para mantenerse informadas (junto a las páginas de otros compañeros). Pero no es algo que me quite el sueño, si no me siguen pero de un modo u otro a través de retweets y similares les llega un contenido que les interesa hasta hacer clic y dedicar unos minutos de su vida en leer mis textos... con eso, de verdad, me doy más que por satisfecho. Es algo que debo agradecer a todos los que lo hacen posible.

Variando ligeramente la temática de esta “enREDvista”, los blogs parecen estar manteniendo el tipo, sobretodo frente a otras apuestas más atractivas como son los canales de youtube o las propias redes sociales. ¿Hay futuro todavía para los blogs? 

Está pregunta tiene también su miga. No soy tan viejo -o eso quiero pensar-, pero con 32 años que tengo hace relativamente poco llegué a escuchar a una amiga decirme que por qué no había pensado en crearme una cuenta de Youtube porque los blogs ya no se llevan. He de matizar que esta amiga tiene unos 10 años menos que yo y aunque no sea una gran diferencia, en 10 años tanto a nivel tecnológico como digital, ha cambiado todo mucho. 

Sigo pensando que medios como Youtube o un podcast, hacen accesible contenidos que de otro modo muchas personas no se interesarían por conocer. Pero yo soy más de escribir, me relaja, me hace seguir creciendo y sacando adelante mis inquietudes. Respeto mucho esos otros medios, pero me gusta mantener la esencia con la que se creo BlogVisual, como un medio donde el contenido se mantenga, que quien acceda a ese contenido lo haga sabiendo que va a dedicar unos minutos de su vida para leer algo mío, para conectar a través de la lectura. Es algo que las nuevas generaciones (ahora sí que sueno a viejo) quizá no puedan llegar a comprender, pero me parece algo bonito que se debe mantener. A fin de cuentas, Facebook, Twitter, Instagram o incluso una web -con su estructura más adaptada- no dejan de ser blogs, donde vas dejando textos y fotografías, pero con la diferencia de esa inmediatez de feedback que hace que la gente te de un like, retweet o comentario (esto ya es lo más, en serio, es algo que también se está perdiendo con el tiempo). Espero que haya futuro para los blogs, pues adaptándose al medio, a los tiempos, no dejan de tener su importancia. 

Has creado un catálogo de reseñas muy cuidado y detallado de mangas y animes con un toque muy personal… ¿Recuerdas la primera reseña que publicaste? 

Ostras, pues de manga lo tengo más que claro puesto que aunque ya era lector asiduo, como decía antes, reseña propiamente dicha en la página fue la de La chica a la orilla del mar de Inio Asano, que además fue mi primera reseña de Milky Way Ediciones porque acababan de iniciar su andadura en el sector del manga. 

En cuanto a anime o cine asiático, lo tengo más complicado, porque en sus comienzos BlogVisual estaba alojado en otra plataforma que cerró y tuve que guardar todos los contenidos de un día para otro -esto es literal y me dio varios quebraderos de cabeza-. Aunque conociéndome un poco, me imagino que fue alguna del Studio Ghibli (quizá Mononoke o Totoro) en cuanto a anime y de cine asiático creo que pudo ser Always de Takashi Yamazaki, la primera de una posterior trilogía que aprovecho desde este espacio que me dais para reivindicar. Ojalá alguna distribuidora se interesase por ellas, son una verdadera maravilla. 

Para terminar, me gustaría proponerte que hicieras una recomendación sobre un manga y un anime que recientemente hayas hablado en tu blog.

Complicada pregunta también, puesto que tenemos un mercado con un gran número de obras que podría mencionar aquí -y que mes a mes sigue creciendo a un ritmo excelente-. Pero ya que nos ceñimos a recientes (no me da tiempo a incluir Nuestra salvaje juventud porque no he terminado de escribir la reseña aún), pues destacaría estas dos obras: El manga Atelier of witch hat de Kamome Shirahama y la película anime (que es adaptación de un manga de Yoshitoki Oima) A silent voice, dirigida por Naoko Yamada

Muchísimas gracias por todo.

Gracias a vosotros por esta fantástica iniciativa. Me ha hecho especial ilusión porque no es algo que esté acostumbrado a recibir y he pasado unos minutos muy divertidos rememorando y tratando estos temas. Ahora a esperar para poder leer también las respuestas de las siguientes "enredvistas".

Enlaces:

Publicar un comentario

0 Comentarios